sábado, 2 de abril de 2011

Gracias Rodrigo de La Calle


ESPECTACULAR!!!!! Me encantó o mejor dicho nos encantó a todos los que estuvimos allí.

A destacar y a diferencia de otros restaurantes gastronómicos es que realmente estos productos facilitan la digestión por que por la noche estaba super livianito,nuestro menú se compuso: Cerveza sin alcohol y sopa de ajo en la barra,buenisima.

Bajamos al comedor: aperitivo de aceitunas Camporreal en tradicional y en esferificación, mantequilla de cítricos y alguna cosa mas. Luego empezamos con el falso cous cous de coníferas con trufa y aceituna seca Espuma de patata con liquen y lechuga glacial, llevaba tb trufa, curioso, con el pan cambia. Espárragos blancos, los mejores que he probado en mi vida, fue detalle de rodrigo darnos los primeros que cocinó en esta temporada. Por mí no hacía falta otra vez la trufa, pero bueno, seguro que con visión comercial es que a la gente le gusta. Un arroz de algas verde no puedo decir otra cosa ESPECTACULAR: color verde brillante en su justo punto con un sabor buenísimo. Trucha con un curioso adorno de espeto y una salsa de huevas de trucha muy rica, la trucha también con un saborrrrrrrrrrrrr Morro de ternera lechal con una papa arrugá, muy,muy rica, nos explicó una técnica chupi. El primer postre era como un postre de cacao buenisimo con una textura de leche frita que luego resultó ser gelatina con polvo de cacao. Por último un postre muy ligero de ruibarbo, bergamota y helado de cítricos y no sé cuantas cosas mas. adjunto foto.

Opinión personal: ESPECTACULAR MUY, MUY RECOMENDABLE.

Un par de "mini peros" que seguramente son cosa mia y casi nadie nota, pero que son tan fáciles de solucionar con lo bien que está todo, que creo debo decir en este blog. Hubo cosas que llegaron más bien templadas y no calientes, la espuma y la trucha. El camarero nos aconsejó (y fué asombroso comprobarlo)que tomaramos la espuma con pan para ver cómo cambiaba el sabor, sin fijarse que uno de los comensales no tenía ya pan. Para mi gusto también interrumpe demasiado para retirar los platos y para marcar.En todo lo demas trato muy acertado. Me dió pena que el servicio de envinar las copas y el gin tonic no lo hagan a la vista. La chica de sala sumiller muy sonriente y muy simpática haciendo muy bien su papel. Bebimos un cava rosado buenisimo de merlot se llamaba Colet. A destacar el cuerpo tan bueno que tenía, un carbónico marcado. Seguimos con dos botellas de Qubel fantásticas ( eramos 5) y yo coroné con un gin tonic de London Gin 3. A mí me apetecía algo seco, pero ya que me ofrecieron esta ginebra cítrica eché de menos alguna sorpresa. Sobre todo porque trabajan tanto y tan bien cítricos tan especiales, caviar cítrico por ejemplo,pero entiendo perfectamente que Rodrigo,al que venero profundamente, no puede estar en todos sitios y demasiado hace. Me llevaba apeteciendo el gin desde el primer postre, hubiera sido bueno o pedirlo en ese momento o que me lo hubieran ofrecido.

Un diez también por la simpatía de Rodrigo que bajó gustoso a explicarnos todas sus técnicas y todos sus platos, lo que creo que nos animó a que compraramos 3 libros.

Felicidades otra vez y espero repetir visita próximamente. Pagamos 90 € con buena propina incluida , cosa que está de lujo para semejante homenaje .

No hay comentarios:

Publicar un comentario